Patrimonio natural y paisaje

Paisajes habitados donde acumular momentos, no cosas. 

Hoyo de Manzanares tiene un medio natural que enamora. Desde que nos acercamos por la carretera percibimos que no es como los pueblos que hemos ido dejando atrás. Mires a donde mires la naturaleza te acompaña y solo en ocasiones aparece Madrid al fondo y nos recuerda que la gran urbe no queda tan lejos y que sin embargo, nos adentramos en una “isla verde”

La Sierra de Hoyo

Este monte isla, con sus formas características, sobrevolado por buitres, nos recibe al entrar en Hoyo de Manzanares casi desde cualquier punto. Se trata de un espacio natural protegido, es propiedad privada y tiene uno de los niveles de protección más altos del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, por tanto, no podemos ni debemos subir a sus cumbres. No es necesario, solo con su perfil, marca nuestro paisaje, enmarca nuestro pueblo, sirve de telón de fondo a nuestras actividades y de brújula a nuestros pasos.

El Picazo y Peña Alonso, La Tortuga o La Mira nos saludan desde las alturas. Si quieres saber más acerca de este espacio te dejamos un enlace al blog Finca La Ladera y Los Picazos.

Dentro de la finca de La Ladera y Los Picazos se ubica el Aula Apícola sierra de Hoyo.

Los Montes

En Hoyo de Manzanares hay cuatro espacios singulares catalogados como Montes de Utilidad Pública. 

Estos montes son espacios públicos dotados de especial protección debido a sus importantes beneficios ambientales y sociales. Mejoran la calidad del aire, moderan las condiciones climatológicas, son hábitats para la vida silvestre, proporcionan productos como leña o pastos… Ademásson  los mejores lugares para disfrutar de actividades al aire libre.

La Cerca de La Cabilda. Es el más pequeño de los cuatro Montes de Hoyo, ocupa apenas 20 hectáreas, pero posiblemente sea el más singular y sin duda el más visitado, porque es además un Área Recreativa. 

Es un lugar especial, cargado de Historia. Aquí se han encontrado los restos de un poblamiento visigodo, el Yacimiento Arqueológico de La Cabilda y posiblemente sea el lugar donde nació nuestro pueblo. 

Aquí cuenta la tradición que tuvo lugar también la aparición de la Patrona de la localidad y es el lugar al que se trae en Romería a la Virgen del Rosario el primer domingo de octubre. A lo largo de los siglos no ha dejado de ser un espacio fundamental en la vida de Hoyo de Manzanares.  

Esta dehesa nos ha dado piedra y miel, como atestiguan los restos de un colmenar oculto entre la vegetación y a día de hoy, todavía nos dapasto para las ovejas, que en ocasiones pastan despreocupadamente por allí.  

Las encinas y los enebros presiden el espacio, pero son los alcornoques los ejemplares más destacados. Únicos, por su porte de más de 100 años, pero sobre todo, porque son los ejemplos más accesibles de algunos escasos ejemplares de esta especie, rara en Hoyo de Manzanares, que se ha aclimatado a vivir en unas condiciones de altitud, temperatura y humedad muy alejadas de las habituales.

La Cerca de Las Viñas. El segundo Monte en tamaño, ocupa algo menos de 54 hectáreas. Está situado al pie de la Sierra de Hoyo y podemos entrar a él a través de algunos pasos abiertos al inicio de la Ruta Circular. En este espacio las encinas también conviven con algunos ejemplares sueltos de alcornoques, pero lo que destaca sobre todo, son los robles que forman un pequeño bosquete de gran belleza. 

Es el único lugar de Hoyo de Manzanares donde podemos encontrar ejemplares de esta especie y por tanto un precioso lugar para pasear en otoño en el que podremos ver «otoñar» ya que la mayoría de nuestra vegetación típica es de hoja perenne.Aquí llevamos a cabo también algunas actividades de interpretación de la naturaleza durante nuestras marchas guidas de senderismo por ejemplo. La variedad de flora y fauna en un espacio «reducido» nos da mucho juego para ello. 

Si lo visitas ten en cuenta que puedes encontrarte vacas, ya que al ser Monte de Utilidad Pública mantiene los usos tradicionales y sus pastos todavía se destinan al ganado. Pero sobre todo, entiende que se trata de un espacio singular y protegido, que queremos preservar tal y como está. Si llevas perro, deberá ir atado.

El Monte de Los Atillos. Con cerca de 122 hectáreas el Monte de Los Atillos es el segundo en extensión en Hoyo de Manzanares. Se sitúa muy próximo a la zona surdel casco urbano y se extiende de forma desigual a ambos lados de la carretera de acceso M618 desde Torrelodones. 

Se trata de un monte donde predomina el enebro y la jara, donde reinan el cantueso, el tomillo y otras aromáticas que ponen su nota de color y de olor en primavera. Surcado en algunos tramos por  arroyos como el Trofa, el de La Berzosa y otros de menor entidad que se señalan en el paisaje con un cambio de vegetación. En esos puntos encontramos fresnos, algunos chopos y sauces. 

En estos espacios se conservan actividades tradicionales, como el uso de los pastos para la ganadería de vacuno y la caprina, la apicultura… Pero sobre todo destaca la actividad cinegética, la caza del jabalí. 

Aprovechamos aquí para contarte que parte de nuestro territorio es coto público de caza, uno de los usos tradicionales permitidos por la figura de protección  del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares. La actividad de senderismo y la cinegética son perfectamente compatibles, no obstante, es esencial que cazadores y senderistas observen las normas, por eso te recomendamos que utilices siempre los caminos públicos señalizados y que lleves al perro atado.

Monte Ejido. Monte Ejido, o Monte Egido, dependiendo de las fuentes lo podemos encontrar escrito con j o con g, es un monte de casi 160 hectáreas, el más grande de los cuatro. Se sitúa al este del casco urbano, a ambos lados de la carretera M618 y más o menos entre el pueblo y la Academia de Ingenieros del Ejército. 

Cuando entramos desde el Descansadero de la Praderuela, al norte, nos recibe una vegetación de encinas bastante tupida y si miramos bien, podremos incluso intuir algún alcornoque entre la vegetación. A lo largo del camino hacia el sur, la vegetación se va abriendo y cambiando las encinas por los enebros, los bosquetes sombreados por los espacios abiertos y asomando a veces Madrid al fondo, en el horizonte. El mejor punto para disfrutar de estas vistas es el Mirador de Monte Egido. 

Como otros Montes se dedica también a la miel, la caza y a usos ganaderos, pero en este caso destacan los trazados de varias vías pecuarias que lo bordean o cruzan, caminos usados desde antaño para conducir al ganado vacuno desde unas zonas de pastos a otras, dependiendo de la estación del año. 

Además nos llaman la atención las canteras y el uso de la piedra que podemos encontrar en nuestro recorrido. La cantería fue una actividad importante en Hoyo de Manzanares hasta mediados de los años 60 y en 1985, con la Creación del Parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares, se prohibió por completo. Nos recibirá la cantera de granito rosa conocida como de Juan Señora, la mas visible, pero hay otras muchas en forma de vetas en el suelo, como la de la foto y otros vestigios del uso de la piedra como el Colmenar del Sevillano, (en el límite de este Monte pero visible desde el camino), construido con la piedra de las canteras de Hoyo y sin duda el mejor conservado de los que se reparten por el municipio.

Los Humedales

Uno de los planes que te proponemos hacer en Hoyo de Manzanares  es visitar los humedales,  al caer la tarde, para escuchar el canto de los anfibios.

Al encanto del paisaje con la puesta de sol se une el coro de ranas y sapos en pleno cortejo y de fondo el trino de los pájaros. La ausencia de contaminación acústica te permite sentarte allí y escuchar un auténtico concierto natural, todo un espectáculo.

 

¿Dónde podemos ver estas maravillas? 

Humedal de la Charca de Los Camorchos

Podéis llegar caminando desde el Área Recreativa del Berzalejo de la que dista apenas un kilómetro. Al final del camino señalizado encontrareis una puerta. Esta puerta se abre apenas empujando, pero nos da la pista de que entramos en un  espacio natural especialmente protegido.

Con apenas 1 hectárea de extensión es el Humedal más pequeño de los 23 recogidos en el Catálogo de Embalses y Humedales de la Comunidad de Madrid y además está recogido en el Inventario Nacional de Zonas Húmedas. Tenemos una joya formada por pequeñas láminas de agua plateada donde las gemas que las adornan son los anfibios que las habitan.

Aquí podremos encontrar diferentes charcas, entre 4 y 7 más o menos dependiendo de la cantidad de lluvias, en las que habita una importante variedad de anfibios.  

Los anfibios cumplen un importante papel en el ecosistema, son depredadores de insectos y otros invertebrados por lo que ayudan al control de plagas y al mismo tiempo son presas para otros animales, como por ejemplo las cigüeñas. Son difíciles de ver, por eso, disponéis de un panel en la parte baja de la charca principal que os enseña los más importantes. Te puede ayudar también hacerte con nuestra guía de vertebrados. 

Gracias a la protección ambiental se han conseguido recuperar algunas especies que no habían vuelto a verse desde los años 80. Es un lugar muy sensible desde el punto de vista medioambiental, por ello es de vital importancia comportarse de acuerdo a las normas. No podemos coger anfibios del agua, ni introducir animales exóticos, ni bañarnos, ni tampoco dejar que lo hagan nuestras mascotas.

Y por último, un consejo, el silencio es el mejor aliado para esta experiencia.

Las charcas de La Berzosa.

Otro lugar del municipio donde podéis ver y escuchar anfibios es en las  Charcas de La Berzosa, próximas a la entrada a esta urbanización desde el pueblo, detrás del conocido parque de las tirolinas.

Hoyo de Manzanares es una zona particularmente rica en anfibios por las numerosas charcas temporales que se forman al pie de la sierra. Las especies más frecuentes son el sapo común (Bufo bufo), el sapo corredor (Bufo calamita), el sapo partero (Alytescisternasii)…

Pero sin duda lo mejor es visitar estos espacios de la mano de nuestros expertos. Eso te garantiza una experiencia inolvidable. Atentos a la celebración del Día de Los Humedales ( 2 de febrero) ya que vinculada a dicha celebración solemos organizar una salida nocturna para familias, en ocasiones, dependiendo de cómo venga la primavera, también podéis apuntaros a alguna salida de senderismo en la que nos centramos en este tipo de fauna.

Las Áreas Recreativas

Las Áreas Recreativas de Hoyo de Manzanares, La Cabilda y El Berzalejo, son dos espacios muy diferentes en cuanto a extensión y paisaje pero que reúnen las condiciones perfectas para pasar un agradable día de campo con la familia y amigos. 

El Berzalejo

Cuenta con numerosas mesas de madera y de piedra que en muchas ocasiones se nos quedan cortas parta recibir a los visitantes que se acercan a este agradable espacio. En cuanto llega el buen tiempo comienzan las celebraciones de  fiestas de cumpleaños infantiles y comidas de amigos al aire libre. Es un espacio fresco y sombreado.

El Berzalejo es un pinar de repoblación en el que lo más llamativo son las formas retorcidas de los pinos. Es difícil encontrar uno recto y algunos, casi tumbados, como las palmeras a la orilla de las playas paradisíacas, pero en versión rústica, hacen las delicias de los más pequeños.

Dispone también de columpios, de fuente y de aparatos de gimnasia para adultos. No tenemos chiringuito, así que lo que queráis comer o beber deberéis comprarlo antes en Hoyo de Manzanares.

Se accede desde la M618, a medio camino entre Torrelodones y Hoyo  de Manzanares, al lado izquierdo de la carretera. 

Ojo! Hay que respetar las normas de circulación para entrar y salir, yendo en su caso hasta la rotonda de Las Colinas a dar la vuelta para poder acceder correctamente sin ponernos en peligro ni a nosotros mismos ni a otros conductores.

Nada más abandonar la carretera veremos un espacio reservado al aparcamiento de vehículos y para acceder al pinar deberemos empujar una puerta metálica, que sirve únicamente para delimitar el espacio.

Desde aquí tenemos bonitas vistas de la Sierra de Hoyo y a escasos dos kilómetros se encuentra el Humedal protegido de la Charca de Los Camorchos, que es un bonito paseo apto para todas las edades con el que completar un día perfecto.

Recuerda, es importante llevar bolsas de basura y depositarlas en los contenedores exteriores para dejarlo todo recogido al marcharte. 

La Cabilda

Se trata de un espacio muy singular y muy presente en la vida de Hoyo de Manzanares.

En este caso dejaremos de lado su valor histórico y su consideración de Monte de Utilidad Pública y lo veremos como el Área Recreativa que es. Un espacio de casi 20 hectáreas  que cuenta con dos cómodos accesos, uno desde la carretera M618 que une Hoyo de Manzanares y Colmenar Viejo y el otro, desde el casco urbano, detrás del Instituto de Educación Secundaria Francisco Ayala. En ambos casos tenemos un aparcamiento donde podemos dejar el coche y entrar en este espacio sorteando las barreras de acceso puestas para impedir el tráfico rodado.

Otra opción es aparcar el coche en el casco urbano y acercarnos dando un paseo a través de la entrada del Instituto. El recorrido desde la Plaza Mayor a la entrada de La Cabilda por este punto nos llevará apenas 10 minutos.

Aquí contamos con mesas y bancos al aire libre, columpios para los niños y dos fuentes. No tenemos baños.

Pero en cambio si tenemos el espacio perfecto para que los niños corran y jueguen. De hecho es un espacio muy demandado por los colegios de la Comunidad de Madrid para traer a los alumnos de excursión entre semana.

Si tienes pensado venir de excursión organizada, recuerda que en estos casos es preciso pedir permiso al departamento de Medio Ambiente.

El paisaje, al abrigo de la Sierra de Hoyo, con sus encinas, enebros, fresnos y alcornoques os encantará. Entre la vegetación encontramos formaciones de granito también características de nuestro paisaje y los caminos que lo rodean son paseos muy adecuados para niños de corta edad, una manera estupenda de tomar un poco de contacto con la Naturaleza sin hacer una ruta de senderismo como tal.

A pocos metros del camino principal que une ambas entradas, se encuentra el Yacimiento Arqueológico de La Cabilda, que podemos visitar de manera autoguiada cualquier día y a cualquier hora teniendo cuidado únicamente de dejar la puertas cerrada al salir.

Antiguamente existían barbacoas pero en la actualidad está prohibido hacer fuego. Te recomendamos encargar comida en el pueblo, llegar temprano y disfrutar de un día completo al aire libre.

Importante llevar bolsas de basura y depositarlas en los contenedores exteriores para dejarlo todo igual o mejor de como lo encontraste.

Los Miradores 

La belleza de las cosas existe en el espíritu de quien las contempla (David Hume)

Los miradores son esos lugares en los que hacer un alto en el camino, en los que parar para disfrutar del entorno, descansar y  apreciar la escala de lo que somos frente a la Naturaleza.

Mirador de La Berzosa.

Situado en el denominado Alto del Mesto, podemos llegar a él recorriendo la Ruta de la Cruz del Pan o subiendo desde el estacionamiento situado a la izquierda  en la carretera que une el casco urbano con la urbanización La Berzosa.

Aquí una pérgola de madera con una mesa y dos bancos nos reciben frente al perfil de la Sierra de Guadarrama que abarca de izquierda a derecha desde Las Machotas hasta Siete Picos.

 Cuanta con una mesa de paisaje en la que hemos puesto nombre a las cumbres.

Mirador de La Monte Egido.

En el trayecto de la Ruta Circular, en el tramo que discurre por el Monte Egido, el mirador del mismo nombre se abre a la izquierda de la ruta para invitarnos a divisar el paisaje a nuestros pies con unas vistas de 180 grados. En primer término, a la izquierda, la lámina de agua del Embalse del Pardo brilla a lo lejos y detrás todo el skyline de la ciudad de Madrid que nos recuerda que estamos cerca, pero no demasiado.

Delante de nuestra vista el paisaje se extiende kilómetros como en una maqueta hasta topar con un relieve solo visible en los días claros. Son los Montes de Toledo.

X